domingo, 23 de septiembre de 2012


El gato negro de la ventana volvió a pillarme llorando anoche. Se metió en mis entrañas, arañándolas con descaro.
 Intenté tomar las riendas de este sueño, pero acabó en pesadilla, y que debo hacer  ahora, si el destino me la volvió a jugar. Volvió a olvidarse de que sigo siendo una niña, aunque me acerqué a diario para poder demostrarlo.
Y sé de sobra que las palabras no solucionan nada, que las despedidas no traen nada bueno. Pero haya donde vayas acuérdate de mí, yo no te olvidaré. Ojalá que no me guardes ningún rencor, ojalá me entiendas.
Y mientras un recuerdo desgarrador me perfora el corazón, me doy cuenta de que no te has ido. De que tus suspiros siguen inundando este mísero lugar. El dolor sigue aquí, acompañándome, y el gato negro de su ventana me hace llorar…

4 comentarios:

M. dijo...

No sé qué decir, no me veo capaz de solucionar nada, por mucho empeño que le ponga. Así que sólo te mando ánimos y un abrazo.


M.

Isabel. dijo...

Me encantó la entrada, el blog y la forma en la cual te expresas. Te sigo encantada, al igual ánimos y un besazo.

www.smileandwomanocry.blogspot.com ♥

Alba B. Netz dijo...

No he podido con esta entrada. Seguramente no me creas, porque suena a peloteo, pero estoy llorando ahora mismo. Tus palabras me han hecho recordar dolores que creía ya olvidados... Pero parece que las palas pasadas nunca se van.
Si tan solo leerlo ha clavado esta pequeña punzada en mí, que no estoy más que recordando... No quiero ni imaginar el perjuicio que habrá (estará) deja(n)do en ti.
Odio las ausencias. Las odio, las odio con todas mis fuerzas, y odio que la gente tenga que sufrirlas...
Aún así, no puedo decirte "ánimo". No me gusta esa palabra, me suena fría e impersonal.
Así que... Supongo que te diré "Lo siento". Aunque no sirva de nada.

Lausaver dijo...

Qué razón, y qué triste! D':
Pero es precioso...enhorabuna y besos.